NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN. PATRONA, REINA Y SEÑORA DE RUTE.

Bienvenidos al blog oficial de la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute. Esta página ha sido creada para ser un punto de encuentro de todos los devotos de la Santísima Virgen del Carmen, sempiterna Reina y Señora ruteña. Desde aquí intentaremos recoger todo lo concerniente en torno a nuestra excelsa Patrona y su Archicofradía, así como las actividades de otras instituciones cercanas como el grupo joven de la Archicofradía -'Iuventus Carmeli'- o la comisión pro coronación canónica de Nuestra Señora del Carmen, Patrona de Rute.

Con la ayuda de todos podremos dar a conocer la grandeza de nuestra sagrada Titular, siéndo éste un blog abierto a todo tipo de propuestas y sugerencias.

Sin más:

¡VIVA LA VIRGEN DEL CARMEN! ¡VIVA LA PATRONA DE RUTE! ¡VIVA LA REINA Y SEÑORA! ¡VIVA EL ORGULLO DE NUESTRO PUEBLO! ¡VIVA LA EMPERATRIZ CARMELITANA! ¡VIVA LA MADRE DE DIOS!

Santo Escapulario



Carmelita Hermosa, Estrella del Mar,

Que mis ojos te vean, 

antes de expirar.

Por ser de nuestro consuelo, 

el medio más poderoso,

Sed nuestro amparo amoroso.

Madre de Dios del Carmen, 

bendito sea tu nombre,

En la Tierra y en el Cielo



Ésta oración –junto a siete Padre Nuestro y Ave María- va ligada al Santo Escapulario, símbolo inequívoco de la devoción carmelitana en todo el mundo. Físicamente se compone, para el caso de los seglares, de dos piezas pequeñas de color marrón unidas por dos cuerdas de algodón. Para los frailes de las órdenes carmelitas -Calzada o Descalza- el Escapulario se compone de una pieza de tela larga marrón que cuelga de los hombros a ambos lados del cuerpo -espalda y delantera-. Todas las imágenes de la Virgen del Carmen portan este atributo en sus dos variantes, ofreciendo a los fieles con su mano dicha prenda.

Es el valor espiritual del Santo Escapulario lo que lo hace tan grande en el orbe cristiano. Según el Concilio Vaticano II, estamos ante “un signo sagrado según el modelo de los sacramentos, por medio del cual se significan efectos sobre todo espirituales, que se obtienen por la intercesión de la Iglesia” (S.C. 60).

Entrega del Escapulario a San Simón Stock - Retablo del Santuario
Fue entregado a San Simón Stock por parte de la Virgen el domingo 16 de julio de 1251, ante las peticiones de éste para que le diera una señal de su protección. La Santísima Virgen se presentó entronizada con el Niño Jesús en el regazo y prometió que todos los que muriesen con el Escapulario no sufrirían el fuego eterno. Lo hizo con las siguientes palabras que conocemos a través del padre Stock: Es, pues, una señal de salvación, salvaguardia en los peligros, alianza de paz y de protección sempiterna.

Nuestra Señora libra del Purgatorio a los cristianos que porten el Escapulario y que lleven una vida acorde a lo que él conlleva. Se convierte, por tanto, en un cauce seguro y fiable de acercarse a Dios y a la salvación eterna. Para llevarlo a tal efecto, se tienen que cumplir las siguientes condiciones:

1- Haber recibido debidamente el Escapulario, es decir, impuesto por un sacerdote con poder para tal -actualmente cualquier sacerdote con uso legítimo de órdenes tiene ese poder-.
2- Que el Escapulario sea como prescribe la Iglesia, es decir, hecho con dos pedazos de lana -y no de otro material- unidos entre sí por cordones, de forma cuadrangular o rectangular y de color marrón.
3- Que una parte caiga sobre el pecho y otra sobre la espalda.
4- Guardar la castidad cada uno según su estado -perfecta para los solteros y matrimonial para los casados-.
5- Rezar las oraciones prescriptas por el sacerdote que lo impuso.

Asimismo, los que vistan el Escapulario pueden alcanzar indulgencias plenarias y parciales.

Esta capacidad de obtener la salvación es la que hizo que a fines de la Edad Media y sobre todo durante los siglos de la Edad Moderna la devoción a la Virgen del Carmen se extendiera por todo el ámbito cristiano. Si bien en España se relaciona al Carmelo con el mundo marinero, hay que decir que la amplia difusión por toda la geografía nacional se debe a las prebendas de la Virgen en el momento de la muerte, siendo esa idea del mar una corriente contemporánea. Es nuestro deber vivir conforme al Escapulario y extender el conocimiento que se tiene de nuestra Madre del Carmen, dando a conocer aún más la verdadera raíz de la grandeza que para los carmelitas tiene el Santo Escapulario.


Fuente: www.santisimavirgen.com.ar